El grosor del vidrio en las mamparas de baño

mamparas de baño

El grosor del vidrio en las mamparas de baño

 

De 4 a 10 mm, cuanto menos perfilería, mayor grosor

Grosor del cristal de la mampara de ducha

Muchas veces no se conoce bien que vidrio se usa para mamparas de baño, mucho menos el grosor de vidrio indicado.

Se trata de una decisión que ofrece una cantidad de beneficios determinantes, tanto estéticos, funcionales y los que corresponden en materia de seguridad. Y en ese sentido el grosor de mamparas es importante.
En primer lugar, es necesario saber que no se trata de que sean irrompibles, sin embargo, su estructura permite una mayor resistencia y en caso de fracturarse, el cristal lo hace en formas que no generan zonas punzantes, lo cual minimiza el riesgo de cortes.

Resistencia y facilidad

El material de las mamparas de baño es altamente resistente a los arañazos, por lo que se puede contar con su mejor versión por mayor tiempo. Otro aspecto determinante en los distintos modelos de mamparas de duchas es la facilidad de mantenimiento.

El proceso de limpieza se realiza con naturalidad debido a que su superficie no es porosa, por lo que no acumula en sí ningún tipo de agentes. Esto permite disfrutar de una excelente presentación por extensos periodos de tiempo.
En ese sentido, te presentamos las características y beneficios de cada grosor de mamparas de baño disponible.

De 4 a 10 mm, cuanto menos perfilería, mayor grosor

Si ya te has decidido por una mampara de cristal, en lugar de acrílica, has de saber que el grosor del vidrio en las mamparas de baño está directamente relacionado con el tipo de perfilería que lleve. Cuanto menos enmarcado de aluminio o acero esté el cristal de la mampara de bañera o ducha, mayor será el grosor del vidrio temperado de seguridad.

Los perfiles aportan estabilidad y firmeza al conjunto, por lo que pueden ir acompañados de un grosor de mamparas de ducha más fino. No obstante, las mamparas fijas suelen ser las más minimalistas y las de vidrios superiores a 6 mm.

Los beneficios de elegir una mampara de cristal en lugar de acrílica o de metacrilato son claros: mayor robustez, elegancia, durabilidad, espaciosidad y transparencia. Ahora bien, una vez que tengas decidido qué diseño de mampara te gusta más o qué tipo de apertura, evalúa cómo de grueso es su cristal para ver si aportará la solidez y durabilidad que necesitas.

La mayor parte de las mamparas de ducha o bañera de nuestro catálogo llevan vidrio securizado de 6 milímetros, pero las hay más finas y más gruesas. Vamos a repasar uno a uno los grosores más comunes:

 

Mamparas de cristal de 4 mm

Cuando el grosor del vidrio en las mamparas de baño de cristal es mínimo, 4 milímetros, se trata de conjuntos recargados de perfilería, normalmente de aluminio anodizado o lacado. Una mampara de ducha corredera con cristal así de fino te ofrecerá gran agilidad en el desplazamiento de la puerta móvil. Al ser más fino, el vidrio pesa menos y es más cómodo abrir y cerrar la mampara.

 

Mamparas de cristal de 5 mm

Bastante similar en cuanto a diseño y características aunque con una composición diferente. Sus cuatro cristales son un poquito más gruesos (5 mm) pero su estructura, similar en cuanto a densidad de la perfilería. Este angular está indicado para cerrar de forma estanca platos en esquina y luce unos tiradores muy modernos que le dan un plus de carácter.

 

Mamparas de cristal de 6 mm

A partir de este grosor, podemos seguir encontrándonos muchas mamparas de apertura corredera, plegable o abatible, pero ahora también paneles fijos. Normalmente, las mamparas fijas (de ducha o de bañera) son los modelos más ligeros visualmente pero más pesados en la realidad. Se podría decir que el grosor del vidrio en las mamparas de baño considerado estándar serían 6 mm. Es el más común, pero necesitaría llevar algo de estructura para garantizar una buena estabilidad, firmeza y seguridad del conjunto.

 

Mamparas de cristal de 8 mm

Cuando los cristales de una mampara ya tienen 8 mm, resultan tan sumamente pesados que solo se dan en mamparas correderas que tengan rodamientos de gran tamaño. Estos vidrios temperados gruesos abundan en los paneles fijos de ducha o en las hojas de bañera ancladas a pared mediante cercos verticales o bisagras. Como hemos dicho, ya no es necesario enmarcarlos con perfilería porque son bastante sólidos de por sí.

Estas mamparas fijas suelen llevar también un brazo de sujeción a pared que evita que sus cristales cimbreen o vibren. No obstante, hay modelos muy bien diseñados que no necesitan siquiera este complemento.

 

Mamparas de cristal de 10 mm

El grosor del vidrio en las mamparas de baño puede tener hasta 10 mm. Si buscas la máxima robustez y seguridad, además de un producto que te dure toda la vida, elige una mampara fija de vidrio temperdo con el cristal más grueso de todos. El aire será siempre minimalista y depurado, lo que dotará a la estancia de luz, transparencia, espaciosidad y mucha clase. Diseño a la última para clientes que exigen la máxima resistencia.

Aunque a veces las mamparas de cristal de estos grosores son más caras, si eliges un modelo estándar, en lugar de a medida, el ahorro será considerable.

 

¿Cuál es el grosor de la mampara ideal?

Aunque el grosor del vidrio para el baño más empleado sea el de 6 mm, no significa que sea la medida ideal para todo tipo de mamparas de baño. Cada medida ofrece un conjunto de ventajas específicas que aporta a la estructura, por lo que no existe un grosor determinado para todo tipo de diseños.

En ese sentido, la recomendación es definir las características del baño a remodelar y verificar cuál es el diseño más atractivo y funcional.



Abrir chat