Día Mundial de los Océanos, ¿por qué se celebra el 8 de junio?

Día Mundial de los Océanos

Día Mundial de los Océanos, ¿por qué se celebra el 8 de junio?

 

Las Naciones Unidas designaron el 8 de junio como el Día Mundial de los Océanos con el fin de sensibilizar al público en general, de informar sobre el impacto de los humanos en el océano y de desarrollar un movimiento mundial de ciudadanos por el océano.

De hecho, el Día de los Océanos se declaró por primera vez el 8 de junio de 1992 en Río de Janeiro en el Foro Global, un evento paralelo a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) que brindó una oportunidad para que las organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil expresaran sus puntos de vista sobre cuestiones ambientales.

Sin embargo, en 2008 la Asamblea General resolvió que las Naciones Unidas designarían el 8 de junio como “Día Mundial de los Océanos”.

Según Naciones Unidas, los océanos cubren más del 70 % del planeta, son fuente de vida y sustento de la humanidad y de todos los demás organismos de la Tierra.

“Prueba de ello es que el océano produce al menos el 50 % del oxígeno del planeta, alberga la mayor parte de la biodiversidad de la Tierra y es la principal fuente de proteínas para más de mil millones de personas en todo el mundo. Además, el océano es clave para la economía, ya que se estima que, para 2030, habrá en torno a 40 millones de trabajadores en todo el sector relacionado con los océanos”, señaló la organización.

Asimismo, explicó que con el 90 % de las grandes especies marítimas de peces mermadas y el 50 % de los arrecifes de coral destruidos, los seres humanos están extrayendo más del océano de lo que se puede reponer.

“Para proteger y preservar el océano y todo lo que sustenta, debemos crear un nuevo equilibrio, arraigado en la verdadera comprensión del océano y cómo la humanidad se relaciona con él. Debemos construir una conexión con el océano que sea inclusiva, innovadora y basada en lecciones del pasado”, añadió.

De igual forma, es importante señalar que los océanos absorben alrededor del 30 % del dióxido de carbono producido por los humanos, amortiguando los impactos del calentamiento global.

Asimismo, la crisis climática a la que se enfrenta el planeta le sigue pasando factura a muchas especies y las que habitan en los océanos no escapan a esta realidad, según lo muestra un nuevo estudio científico publicado en la revista Science, en el que se indica que el calentamiento de los océanos y la sobrepesca en el hemisferio norte están llevando a que las aves marinas se reproduzcan menos con el paso del tiempo.

No obstante, estos animales no son los únicos afectados por los impactos del cambio climático y específicamente por el calentamiento de los océanos. Un estudio publicado recientemente en la revista “Nature” indica que las olas caniculares impactan gravemente a los ecosistemas marinos, pues causan el blanqueamiento de los corales, matan aves marinas y obligan a algunas especies, como peces, ballenas o tortugas a buscar aguas más frías, alejándolas de los lugares en donde normalmente han habitado.

De otro lado, el acelerado ritmo al que avanza el calentamiento global sigue generando graves impactos en el Ártico, donde la temperatura se acelera tres veces más rápido que en otras regiones del mundo causando un rápido adelgazamiento de la capa de hielo.

De acuerdo con University College London (UCL), el hielo de las principales regiones de la costa del Ártico se derrite a un ritmo entre un 70 % y un 100 % más rápido que lo establecido hasta el momento por el consenso científico.

Solo con ecosistemas saludables podemos mejorar los medios de vida de las personas, contrarrestar el cambio climático y detener el colapso de la biodiversidad.



SpainUSA
Abrir chat