Casas pasivas: ventilación eficiente y muy económica

Casas pasivas

Casas pasivas: ventilación eficiente y muy económica

 

Las casas pasivas -ya sean prefabricadas o no- son ya una realidad palpable. ¿Su mayor aval? El enorme ahorro en la factura de la luz, gracias a su construcción y a un sistema eficiente de ventilación.

El término de casa pasiva viene del concepto de la refrigeración pasiva, que es la que no incorpora elementos mecánicos para generar calor o frío. En un coche, por ejemplo, un elemento pasivo sería el radiador y el ventilador uno activo. En el caso de los hogares, para evitar los tradicionales métodos de calefacción o aire acondicionado entra en juego el diseño.

Los hogares de refrigeración pasiva hacen uso de la orientación de la casa o de técnicas de aislamiento para proteger sus interiores del frío y del calor. En algunas de estas casas es incluso imposible escuchar la lluvia. Y eso hace que sean menos necesarios los aparatos para calentar o enfriar las estancias.

Algunas de estas casas pasivas pueden ser prefabricadas u otras creadas en función de las necesidades del propietario y del lugar donde vaya a instalarse. Pero para ser consideradas casas pasivas han de estar certificadas por el Passivhaus Institute alemán, pionero hace décadas en este tipo de viviendas y la referencia para saber que todo está en orden.

Sin embargo, hay un único elemento que suele ser mecánico en este tipo de casas, el de la ventilación. Pero no se trata de un sistema tradicional, sino que suelen instalarse elementos muy eficientes. Como afirman los fabricantes, existe la posibilidad de calentar un hogar hasta en un 77% de manera gratuita.

Ventilación eficiente en casas pasivas

ventilación eficiente

El proceso de aerotermia, usado en algunas casas pasivas, es capaz de transformar el aire frío de la calle en calor para el hogar.

Las casas pasivas ya son muy eficientes y tienen un sistema de ventilación específico. Eso hace posible que no se necesiten aparatos de calefacción tradicionales. Y dentro del estándar Passivhaus, es muy habitual encontrar el sistema eficiente de la aerotermia. ¿De qué se trata?

  • Un sistema aerotérmico utiliza bombas de calor que utiliza el aire de la calle, aunque sea muy frío, para calentar la estancia o el agua. Puede aportar refrigeración en verano igualmente.
  • Para ello, extrae la energía contenida en el aire exterior para convertirla en calor dentro del hogar. No importa que la temperatura exterior sea de bajo cero.
  • Los equipos de aerotermia pueden llegar a aportar hasta un 78% de energía gratuita, siendo el resto eléctrica.

Además de todo ello, la aerotermia utilizada comúnmente en casas pasivas es totalmente sostenible y ecológica. No hay combustión interna, ni se propagan humos. No ha de quemar nada para lograr calor. La bomba es renovable además.

El sistema que utiliza es eléctrico, mecánico y químico. De esta forma, es capaz de usar el aire de la calle para aclimatar una habitación mediante su bomba de calor. Además, incorpora un ciclo frigorífico para enfriar en verano. ¿Quién sabe? Quizás en un futuro sea el método más común para aclimatar los hogares. Así se piensa en algunos países europeos.

Se estima que esta tecnología puede ofrecer calor en una casa pasiva aunque en el exterior estén a 7 grados bajo cero. Se aprovecha la energía del aire, suficiente para cambiar el estado del gas refrigerante en el interior del sistema que absorbe la energía para transmitir calor.

 

Pros y contras de las casas pasivas

Algunos piensan que el problema de las casas pasivas es el precio, pero no. En realidad, la certificación Passivhaus cuesta unos 3.000 euros, fácilmente amortizables en la factura de la luz.

  • Puede optarse por casas pasivas prefabricadas o por diseñarlas desde cero. Incluso adquirir una parte prefabricada que luego pueda adaptarse.
  • Las opciones construidas en madera abaratan mucho los costes. En España normalmente se importa la madera desde Alemania para poder cumplir con la certificación Passivhaus, pero se trata en nuestro país.
  • Las casas son bastante silenciosas respecto al exterior y el aislamiento ayuda. Para poder ser certificadas como Passivhaus se hacen pruebas como utilizar un ventilador gigante frente a la fachada y ver si se mantiene el interior caliente.

Por el contrario, el gran problema al que se enfrentan es la necesidad de técnicos especializados para conocer los materiales y las técnicas de construcción de las casas pasivas.

  • Uno de los retos a los que se enfrentan los hogares pasivos en España es que calentar las estancias es fácil, pero alejar el calor es difícil. La certificación nació en Alemania, donde no tienen veranos tan duros.
  • La aerotermia necesita de un diseño pasivo, y para eso ha de instalarse en casas de obra nueva.

En cualquier caso, la opción de las casas pasivas y la ventilación aerotérmica es cada vez una realidad más a tener en cuenta. Sobre todo viendo cómo sube la factura de la luz.



SpainUSA
Abrir chat