3 razones por que las mamparas de vidrio temperado son mejores

mamparas de vidrio temperado

3 razones por que las mamparas de vidrio temperado son mejores

Si acabas de hacer reformas en tu baño o acabas de cambiar el plato de ducha, necesitas comprar una nueva mampara de baño. Hay que pensar cuidadosamente en el tipo de mamparas que más se adaptan a las necesidades de los baños, ya que se trata de un elemento que no se acostumbra a cambiar a corto plazo.

En el mercado existen dos tipos principales de mamparas de baño. Por un lado, están las mamparas acrílicas que se caracterizan por estar compuestas de metacrilato o algún tipo de plástico grueso translúcido y, por otra parte, encontramos las mamparas de vidrio temperado, que están hechas de cristal que ha sido elaborado mediante un proceso industrial que lo hace mucho más resistente.

El cristal temperado es un material mucho más robusto y resistente que garantiza una mayor seguridad en el baño. Entre sus principales ventajas se encuentran:

– Mayor seguridad: el cristal templado es cinco veces más resistente que el cristal normal, por lo que es mucho más difícil que se rompa. En el caso extraordinario de romperse, lo haría en pequeños cantos redondeados que no tienen peligro de corte.

– Más permanente: el vidrio temperado es de mayor calidad y mucho más robusto, por lo que su duración tiende a ser mayor. Aunque es cierto que las mamparas de vidrio temperado son más caras, lo cierto es que a la larga esta inversión compensa, porque duran más tiempo.

 Mejor estéticamente: las mamparas de cristal temperado aportan más luminosidad, amplitud y transparencia a cualquier tipo de baño, a la vez que le dan un toque de modernidad. Además, suelen incluir buenos rodamientos que facilitan su manejo.

En definitiva, las mamparas de baño elaboradas a base de cristal templado combinan diseño y seguridad para que presumas de baño sin preocupaciones.



Abrir chat